Ser catequista

 

 

     En este "Itinerario de crecimiento en la fe con Jesús" será decisiva la labor del catequista. Llegado a este punto, cabe preguntarnos: ¿qué es ser catequista?

- Un don antes que un compromiso.
- Una vocación antes que una opción personal.
- Una respuesta de fe antes que un simple servicio a nuestros hermanos.
      El catequista es una persona en camino, es un enviado por Cristo y como Él va en busca de personas para anunciar la Buena Nueva.

Según el DGC (número 237) el catequista de iniciación cristiana ha de tener:

  • Una clara identidad cristiana y eclesial. Ser seguidor de Cristo;  Firme en las verdades esenciales de la fe (credo); Vivir los valores fundamentales del evangelio ( Mt. 5, 1-11. Bienaventuranzas); Vivir en comunidad con otros hermanos, compartiendo y celebrando su fe; Sentirse enviado por la Iglesia, ya que  no actúa por libre, ni a título personal.
  • Una fe profunda. Experiencia de sentir la presencia de Dios en su vida, de haberse encontrado con Cristo (Cf. Lc. 18, 35-43; 19, 1-10) y de ser llamado por Dios (Jn. 15,15).
  • Sensibilidad misionera y social. Mirando el mundo desde la fe; Atentos e implicados en todo lo que ocurre a su alrededor;  Con actitud de servicio.